• Incrementar la recaudación.


  • Disminuir el costo de la administración tributaría.


  • Mejor control de los diversos procesos de la administración tributaría.


  • Distribuir la carga tributaria de manera más justa.